Mami

Dennis Ripoll

image

Eduardo acababa de llegar al cielo y era la tercera reunión que mantenía con los jueces del departamento migratorio y cuestiones legales del paraíso. Dios tenía demasiados asuntos pendientes y ese tipo de menesteres los delegaba en un grupo de ángeles muy sabios.

El mismo Eduardo se presentó a las puertas del juzgado reclamando algo que, hasta entonces, nadie había solicitado. Ya habían dicho que no, que lo que pedía no se le podía conceder porque aquello rompía con todas las normas establecidas por Dios desde la creación de la realidad. Sin embargo, no contaban con que el niño fuera tan perseverante. Eduardo no aceptaba un no por respuesta y ahí estaba otra vez, con los brazos cruzados, con la carita luminosa de los inocentes reclamando la posibilidad de lo imposible. A los ángeles se les encogía el alma con su presencia y, no queriendo verlo triste en el cielo…

View original post 495 more words

About juanfilpo

http://www.juanfilpo.com
This entry was posted in Knowledge. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s